HISTORIA

septiembre 27, 2007

imagen2.jpg 

 De la influencia del pensamiento del Dr. Hamer, nacieron los 21 remedios chamánicos. Su postulado de que el cáncer es el resultado de un Shock emocional, brutal que nos coge a contra pie y que vivimos en soledad, me llevo a pensar que para encontrar una cura, habría que, buscar un similar o elaborar un opuesto, ese último aspecto lo descarte pues demasiada gente ya está ocupándose de ello, y lo que han conseguido son solo venenos, tan potentes, que sí, logran detener el cáncer pero entre las piernas terminan llevándose la vitalidad del enfermo y la posibilidad de una decente calidad de vida para su última etapa.Quedaba la concepción homeopática del Dr. Hahnemann, quien postuló que lo similar se cura con lo similar, o sea “SIMILIA, SIMILIBUS, CURANTUR”. Había que buscar algo capaz de provocarnos un shock brutal, algo que no supiéramos a donde nos podría llevar ni lo que ahí pudiésemos encontrar, y que tuviera además la peculiaridad de ser una experiencia vivida en soledad. Finalmente mi curiosidad y la causalidad, me llevaron a encontrarme con los Teonanacatl, los hongos enteógenos, mejor conocidos como alucinógenos y que en los años 50s-60s Maria Sabina, chamana mazateca de Huautla dio a conocer al mundo entero. Ellos, son capaces de contactarnos con el cielo o el infierno, la felicidad o la tortura, nunca se sabe a donde te llevarán, y terminan siendo una experiencia íntima definitivamente incompartible, que cumplía con todos los puntos que señala el Dr. Hamer. Había que elaborar remedios con ellos y someterlos a pruebas e investigación terapéutica, todo ello se llevo a cabo de 1998 al 2000, año en que los primeros resultados se hicieron públicos en el Congreso Floral de La Habana Cuba, donde se presento formalmente el Set de Hongos Sagrados, ahora podemos hablar del Set de Flores Sagradas y de otro más, conformado por cactáceas y semillas a las que englobé en un solo concepto y denomino Plantas Sagradas.En algún momento después de haber dado a conocer las Esencias chamánicas, alguien dijo que elaborar remedios a partir de Hongos, cactus y semillas no se apegaba a los dictados del Dr. Bach… que más bien estos, deberían catalogarse como remedios homeopáticos. Sin lugar a dudas su comentario pretendía ser descalificativo, no obstante resultaba ser todo lo contrario, pues reflejaba que habían alcanzado a comprender, por lo menos, una parte del accionar de estas esencias.Efectivamente… algo de razón tenía en su comentario; No se puede decir que “quepan” exclusivamente dentro de la categoría de Remedios homeopáticos aún cuando se trata de tóxicos que al ser llevados a su mínima expresión, curan lo que antes enfermaban.             Tampoco caben a plenitud en la de elixires florales pues estos exclusivamente son portadores de una virtud, la virtud de cada flor en particular y que está ahí para ayudarnos a superar una debilidad o carencia, actúan de acuerdo con el principio de los contrarios. Las esencias chamánicas tiene la peculiaridad de actuar en las dos direcciones, como similares y como contrarios, conllevan veneno junto con virtudes. Por ello, Las Plantas Sagradas son tratadas diferente de otras plantas, quizás más bellas, sí, eso nadie lo niega, pero no igual de sacras. Una planta sacra tiene además de la virtud floral y la similitud homeopática, al maestro que la templa, dándole dirección y sentido a vivir la enfermedad, vaciando  antes de llenar, pues sabe que poco puede caber donde ya hemos ido guardando tantas cosas generalmente lastimosas y degradantes. “Nunca será igual, poner y poner agua dulce en un recipiente con agua de mar y así hasta llegar a hacerla agradable al paladar, comparado con el hecho de tirar el agua de mar y simplemente volver a llenar el cuenco con agua dulce en su totalidad.” Todo esto es lo que a los maestros chamanes, a través de su historia, los ha llevado a distinguir a unas plantas de las otras.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.